Traductor

viernes, 15 de mayo de 2015

Retrato.

 
 
No es lo más importante ser.
No la certeza de no saber
la insolente paridad del lenguaje del alma.
Lo importante no es ser vista,
si no ser mirada tanto como para
que alguien traze la memoria de mi piel
y la rubrique en el instante inmóvil
donde vuelve a recordar,
qué es, qué fue, qué será.
Ojo refractario a la bendita luz de un después.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada